Skip to main content

Vea el Impacto

Qué Hacemos

TESTIMONIOS

Padrinos:

Apadrinar un niño ha sido una gran experiencia para nuesra familia. Saber que una pequeña suma de dinero cada mes puede ir tan lejos para ayudar a un niño del otro lado del mundo es maravilloso. A mis hijos les encanta saber que tienen otra "hermana" en otro país. Nuestra ahijada está siempre en nuestro pensamiento y oraciones. Ha sido una bendición para nuestra familia y estamos felices de ser parte de este Programa.

- Mónica N., New Jersey -


Nuestra familia ha venido apadrinando niños de Prodein desde hace años. ¡Estamos increíblemente bendecidos por tener dos niños sanos y una maravillosa familia! Nos encanta dar a otros dado que Dios nos ha bendicido tremendamente. Recibimos cartas y fotos de nuestra ahijada y es como si ella fuera parte de nuestra familia y que tiene que vivir en otro país. ¡Es una bendición poder ayudar de esta manera a los niños!

- Rebecca P., New Jersey -


En 1996 apadrinamos un niño por primera vez. Ha sido fuente de gracia  para toda la familia.

El año pasado al sentir una gratitud profunda por todas las bendiciones recibidas, en una forma de poder agradecer a Dios, decidí apadrinar 4 niños más. Hemos sido bendecidos con 5 hijos, un varón y 4 mujeres. Doce nietos.

De esta manera, de una forma pequeña, le retribuyo al Señor ¡tantas bendiciones recibidas! Me vino la frase del Evangelio "busca primero el Reino de Dios y todo lo demás se te dará por añadidura".

Apadrinar niños necesitados enseña a la familia a compartir. Y lo más importante son las gracias abundantes que el Señor nos derrama.

- Ana G. W., New Jersey -

    

Voluntarios:

En 2013 me hice voluntaria de Prodein Non-Profit, Inc. Pude ver de cerca cómo se hace el trabajo, como la ayuda que ellos reciben llega al destino debido a su trabajo incansable. Mientras los misioneros de Prodein tratan con toda clase de enfermedad tanto del cuerpo como del alma, ellos no descansan hasta que completan su trabajo. Y esto se extiende a todos los que encuentran. Todo lo que ellos reciben va al pobre, incluido su tiempo. Ningún detalle es demasiado pequeño para el equipo de Prodein, todo está medido, hablado, consultado y finalmente ejecutado con alegría, entusiasmo y, especialmente, responsabilidad, difícil de ver en estos días.

Parece que hay un lazo invisible que une estos incansables y fieles trabajadores de Prodein. He aprendido y estoy aprendiendo cómo vivir pensando primero en los demás. Esta es una de las lecciones que uno no puede enseñar solamente de palabra, requiere acción y fe, ejemplo y perseverancia como la de Prodein. Y especialmente confianza en que el Señor y su Santísima Madre María está con ellos en cada paso del camino.

- María Christina F., Miami Fl -


Soy voluntaria de Prodein Non-Profit Inc. desde el año 2006 y recientemente fui bendecida con la oportunidad de visitar algunas de las comunidades misioneras que la organización sustenta en Perú. Pude ver de primera mano el papel que ellos juegan en el desarrollo de comunidades locales, suministrando a los necesitados nutrición diaria, una educación asequible para todos, dedicándose a la agricultura, a la enseñanza y haciendo posible este desarrollo de cara a Dios. Este viaje claramente reflejó la misión que Prodein tiene: la promoción del desarrollo integral del hombre y la mujer de acuerdo a los principios contenidos en el Evangelio. Fue una experiencia gratificante. Me ayudó a valorar las cosas básicas que me parecen normales como la comida, agua limpia, educación, etc. A pesar de sus circunstancias, estas comunidades pobres eran muy acogedoras y se les veía sonrientes. Su sonrisa y gratitud me dieron más a mí que yo a ellos. Me siento privilegiada de ser parte de una organización tan humanitaria y bien llevada y de tener una pequeña parte en esta gran causa.

- Erany S., New York -


Desde los inicios de Prodein en Estados Unidos soy voluntaria de la Campaña Contra el Hambre.  He podido participar en las Campañas de Nueva York y Nueva Jersey.  Con fríos intensos, nieve, lluvia o fuertes calores y a veces con problemas de salud. 
A veces nos encontramos con personas que no creen que es para ayudar a las misiones y nos dicen cosas indebidas o se burlan, pero no me desanimo.  A mí no me preocupa lo que puedan pensar, yo sé que no estoy engañando, que soy voluntaria de una organización muy bonita. Ofrezco todo eso que tengo que pasar porque conozco muy bien la organización y conocí al P. Rodrigo Molina.  Estoy  segura del bien que hacemos y por quien trabajamos y continuamos.  

Un día recuerdo que pasó una persona que parecía que podía, pero no quiso ayudarnos. Al rato pasó una señora muy pobre y me dijo: no tengo mucho dinero, tengo cuatro niños, por eso sólo le puedo dar un dólar, si tuviera más le daría…

Cuando uno necesita ayuda y alguien le ayuda a uno ¡cómo se agradece! Aunque sea poquito, pero como es con tanto amor eso da una gran alegría. Entonces pienso que también las personas que reciben esta ayuda van a recibir una gran alegría. Además pienso que a las personas que beneficiamos también se les moverá el corazón para ayudar a otras.  Se va practicando la caridad.  

Creo que si uno tiene tiempo y buenos deseos y puede, ¿por qué no ayudar a los que no tienen nada?  Podríamos hacer mucho más con la colaboración de más voluntarios.

- Delfina R., New York


Nací en Lima, Perú.  Conocí a PRODEIN hace 25 años. En ese momento supe que existía PRODEIN y todo el bien que hacían a los pobres, necesitados de ayuda y que no tienen nada.  Y empezamos a apadrinar a un niño del Cusco con mi madre.
Comencé a colaborar como voluntaria. Me di cuenta que PRODEIN llenaba mi vida, me sentía útil.
Me siento feliz de seguir colaborando, ya sea con una aportación mensual, ya como voluntaria de la Campaña contra el Hambre. 
Estuve en el Cusco en el año 2013 y compartí 15 días maravillosos en las misiones que PRODEIN NON-PROFIT ayuda. Vi como han crecido y cuánto bien se hace al prójimo. Una vez más comprobé que verdaderamente las donaciones llegan a su destino, o sea, a las misiones. ¡Cuánto fruto dan! y sobre todo el amor conque se trabaja.

- Elvira P., New York

 

“Alarga tu mano al pobre, para que seas cumplidamente bendecido”. (Eclo 7, 36)

 

See Where You Can Help | Dónde Puede Ayudar

  • Chile
    Chile
Close